M.Y.O Pan&Más (Pizza)

El preparado panificable M.Y.O Pan&Más, es muy versátil. Su estructura es parecida al gluten, y permite aplicaciones de lo más variado. Esta receta de pizza, te va a sorprender, ya que aun siendo sin gluten, tiene todas las propiedades organolépticas de una pizza de trigo. Esta fórmula no necesita reposo ni fermentación, está estudiada para conseguir una pizza en un plazo muy corto de tiempo. Si deseas una pizza más esponjosa, también permite masa madre y fermentación. Cualquier receta vegetariana de pizza es posible con esta harina, ya que no se reblandece y aguanta el peso de los ingredientes.
¿Sabías que nuestro panificable posee lino y psyllium?
SIN gluten, SIN colesterol, SIN alérgenos, SIN lácteos, APTO para: veganos, vegetarianos, Kosher y celíacos. TIEMPO: +o- 10 minutos de preparación y +o- 10 minutos de cocción. PREPARACIÓN Para una pizza mediana de 180g (+o- 36 cm de diámetro y 3mm de grosor)
  • Pesa 100 g de M.Y.O Pan&Más.
  • Añade 90 g de agua. Si es purificada mucho mejor, ya que está libre de metales y químicos. También puedes usar agua carbonatada si deseas una masa más esponjosa. Mezcla el agua junto con la harina dando cuatro vueltas con una lengua de plástico o las manos.
En este punto puedes elegir entre:
  1. Aceite de girasol (mejor si es prensado en frío y eco para que conserve sus vitaminas A, E y K y su Omega6) que le dará un sabor suave.
  2. Aceite de oliva (mejor si es prensado en frío y eco para conservar sus vitaminas A, D, E y K y su Omega6) que le dará un sabor potente.
  3. Aceite de coco (mejor si es desodorizado. El aceite de coco es el que mejor soporta el calor sin oxidarse. Además, posee vitamina K y E).
  • Pesa 10 g del aceite que hayas elegido, y agrégalo a la mezcla. Revuelve todo junto.
Amasado
  • Pon un poco de harina en la mesa para que no se pegue y amasa de la siguiente forma: Coge la masa por arriba y déjala que se estire. Dóblala sobre sí misma aplástala sobre la mesa. Gira la masa 90º. Vuelve a levantarla para que se estire por su peso y otra vez dobla sobre sí misma, aplastándola. De nuevo gira la masa 90º y repite el proceso unos 5 minutos, hasta que la masa se ha mezclado bien y no se pega.
  • Forma una bola redonda y presiona con la palma de la mano para achatarla.
Formado de la pizza
  • Espolvorea un poco de harina en la mesa para que no se pegue la masa.
  • Con un rodillo ve estirando desde el centro hacia fuera, dando giros de 90º, de manera que salga lo más redonda posible y homogénea. Puedes comprobar al trasluz que no se haga más gruesa en el centro que en los bordes o viceversa. También puedes trabajarla a mano, saldrá mucho más original.
  • Pincela de aceite los bordes para que se inflen.
  • Listo para cocinar o almacenar en frío cubriéndola con un paño húmedo (dura unas horas). Para guardarla más tiempo, recomendamos sellarla al horno y una vez fría, envasarla al vacío para que no se seque. Dura mínimo una semana y hasta un mes.
Decoración
  • Pon la pizza sobre una rejilla de pizza.
  • Puedes utilizar cualquier ingrediente que se te antoje, ya que esta masa de pizza aguanta peso sin desmoronarse.
  • Una vez que hayas puesto tu topping, puede ir al horno.
P.D.: Si utilizas elementos muy húmedos, la masa se hará más blandita como sucede con una masa de gluten normal. En este caso tendrás que hornearla a menos temperatura y por más tiempo. Cocción horno: sellado de la masa (sin ingredientes)
  • Precalienta el horno a 250º.
  • Pincela la base de pizza con un velo de aceite.
  • Coloca la pizza en la parte más baja del horno, sobre la rejilla. Hornea de 1 a 2 minutos, cuando veas que se ha secado el aceite estará lista.
  • Puedes usar esta base como pan de pizza, o para guardarla al vacío y utilizarla cuando la necesites. En ese caso la abres, la decoras como quieras y la horneas.
Cocción horno (con ingredientes)
  • Precalienta el horno a 250º.
  • Coloca la pizza en la parte más baja del horno, sobre la rejilla. Hornea unos 10 minutos, cuando veas que los bordes se han inflado y dorado, y el queso está fundido, tu pizza estará lista.
P.D: La cantidad propuesta es a modo de ejemplo, para otros tamaños, tan solo hay que mantener la proporción en las cantidades.

¿Fleur Du Vie Intelligent Food?

Es una idea, un sueño, es experimentación, es imaginación, es necesidad, es una filosofía, es alegría, es interés por el bienestar. En definitiva, es puro amor.
Nace por una necesidad, por un renacimiento ético hacia la vida, por una rebeldía contra el sistema, por tomar el control y romper con las ataduras comerciales. Nace en un momento de conciencia y de valor.  Nace como todas las grandes ideas, desde la urgencia en cambiar el statu quo.
En Fleur Du Vie, somos familia… ¡Una súper familia apasionada por las recetas vegetarianas! Confiamos los unos en los otros, creemos en la genialidad de las cosas sencillas, sin maquillaje, pero con sanos valores intrínsecos. Nos importa la salud y nos importa la gente. En un mundo donde el individualismo es una prioridad, queremos volver a sentir la unidad que sólo un interés común puede otorgarnos: sentirnos parte de un todo.
Voy a ponerme seria y a much@s no le gustará lo que sigue, pero es la verdad, y sólo la verdad puede hacernos libres…
La mayoría de empresas de la industria alimentaria, llevan años alejadas de su objetivo inicial, marcando un rumbo catastrófico y egoísta hacia el beneficio económico. Se han olvidado que alimentar es una enorme responsabilidad hacia los consumidores, que han pasado de ser los beneficiarios, a convertirse en el objetivo monetario de la difusión masiva de productos adictivos. La maquinaria funciona por el soporte de una publicidad cada vez más atractiva e hipnótica, cuyo resultado se hace evidente en los estantes de supermercados y puntos de venta, repletos de productos llenos de pesticidas, grasas, azúcares, aditivos, colorantes y saborizantes, escaparates convertidos en deseos inconscientes de clientes crédulos, con pocas inquietudes y que no leen las etiquetas. Lo irónico de todo esto, es que si tuviéramos un poco de sentido crítico, nos preocuparíamos de saber que hay dentro de las bolsas y preciosos envases que nos venden. Antes de comprar compulsivamente, hechizados por astutas campañas publicitarias que invierten millones para convencernos de la excelencia de productos pobres y de dudosa calidad nutricional, leeríamos la composición. Los escaparates, cuya ubicación es estudiada minuciosamente por neurocientíficos, sociólogos y expertos en marketing, son diseñados y dispuestos inteligentemente para que nos llevemos decenas de productos que no necesitamos.

Fleur Du Vie Intelligent Food.

En esta orgía ordenada y cautivadora, podemos encontrar una infinidad de géneros: cremas y fluidos que aseguran regresiones celulares milagrosas, jurándonos eterna juventud, yogures que nos devuelven la solidez ósea de los veinte años perdidos, embutidos que nos prometen convertirnos en octogenarios llenos de vigor, dulces que nos convierten en sexis y libidinosas amas de casa, bollería que hará de nuestros hijos unos superhéroes, más inteligentes y más felices, bebidas mortíferas que nos dan alas, refrescos que al beberlos, nos llenamos de amor, compasión y amistad, o leches tan vitales y necesarias, que no tomarlas, es estar con un pie en la fosa antes de tiempo. Juegan con nuestros miedos, con nuestras debilidades y aprovechan nuestra apatía, para manipular nuestros deseos. La publicidad nos adiestra para convertirnos en autómatas felices de consumir el ideal que nos venden, vaciando nuestros bolsillos y llenando nuestros cuerpos de comida que no nos alimenta, que nos envenena y que nos hace adictos. Es tiempo de consumismo desenfrenado, donde la imagen vale más que el contenido, un tiempo de títeres adormilados en mano de titiriteros sin escrúpulos y ávidos de poder y fortuna. Lo absurdo de todo esto es que el consumidor tiene poder, el poder de cambiar el rumbo del mercado, exigiendo claridad, productos sanos y saludables, ética y compromiso de las grandes industrias para que produzcan alimentos de calidad, que inviertan en materias primas saludables, ecológicas y sostenibles, que renuncien a los conservantes y aditivos, y a pesar de ganar menos, sean más benévolos con nuestra salud, pero el consumidor, o sea tú, no se ha dado cuenta. En España, crece cada día el número de consumidores que han empezado a despertar, pero todavía no es suficiente para cambiar radicalmente las cosas, aunque es una ola que no parará de crecer y de exigir, con sus elecciones de mercado, lealtad y compromiso a la industria alimentaria. Han nacido miles de páginas de alimentación saludable en todo el mundo, ofreciendo deliciosas y sanas alternativas libres de químicos. Decenas de miles de blogs repletos de recetas sanas y nutritivas que se alejan de los venenos de este tiempo: proteínas y grasas animales, azúcares y harinas refinadas, gluten y vegetales llenos de pesticidas y agrotóxicos.
¿Por qué Intelligent Food?
En Fleur Du Vie, sentimos un fuerte compromiso con la salud, porque para nosotros la alimentación es la base de una vida sana y feliz. Lo decía Hipócrates “Haz de la comida, tu medicina”. Este es nuestro lema, y la base de la filosofía empresarial de Fleur Du Vie, dirigida a la creación de productos que alimentan, que enriquecen, favorecen y preservan la salud. Por eso, entre otras cosas, se definen alimentos saludables, porque las materias primas que los componen, son:
  • Nutritivas
  • Llenas de minerales alcalinos, omegas y vitaminas
  • Digestivas
  • Con prebióticos
  • Saciantes (perfecta para dietas adelgazantes)
  • 0% colesterol y bajo índice glucémico
  • 100% Plant Based
  • 0% gluten
  • 0% soja
  • 0% lácteos
  • Sin OMG
  • Aptas para vegetarianos, veganos, intolerantes a la soja, y celíacos
Además, son altas en proteínas con un recuento de aminoácidos súper eficiente y bajísimas en ácido. Nos interesa ofrecer productos de excelente calidad, y ganar lo justo. Fleur du Vie quiere ser un referente del buen hacer y de la ética comercial, porque respetamos nuestra salud y la ajena, nuestro tiempo y el ajeno, nuestra dignidad y la ajena. Para Fleur du Vie los clientes son amigos a los que cuidar y proteger, porque el amor se demuestra día a día, con dedicación, compromiso y lealtad. Nuestra empresa es un laboratorio de ideas comestibles, nutricionalmente eficaces, de excelente calidad y cuyo sabor es deliciosamente genuino. Trabajamos con amor y alegría, porque somos un equipo feliz de haber encontrado nuestra misión en la vida: Tu bienestar.
Nos importa tu salud, nos importas tú. Síguenos @FleurduvieFood Dános un FB like Fleur Du Vie

Pan Sin Gluten

M.Y.O Pan&Más (Pan)

El preparado panificable M.Y.O Pan&Más, es muy versátil. Su estructura es parecida al gluten, y permite aplicaciones de lo más variado. Esta receta de pan, te va a sorprender, ya que aun siendo sin gluten, tiene todas las propiedades organolépticas de un pan de trigo. Esta fórmula no necesita reposo ni fermentación, está estudiada para conseguir un pan en un plazo muy corto de tiempo. Si deseas un pan aún más esponjoso, también permite masa madre y fermentación. Nosotros preferimos la comida vegetariana, pero lo magnifico de este pan es que no se empapa como el pan sin gluten y soporta el peso de cualquier ingrediente y es capaz de absorber salsas sin perder su estructura.
¿Sabías que nuestro panificable posee lino y psyllium?
SIN gluten, SIN colesterol, SIN alérgenos, SIN lácteos, APTO para: veganos, vegetarianos, Kosher y celíacos. TIEMPO: 10/15 minutos de preparación y 20/30 minutos de cocción. PREPARACIÓN Para un bollo de pan de 80g.
  • Pesa 50 g de M.Y.O Pan&Más.
  • Añade 45 g de agua. Mejor si es purificada. Esta elección es más saludable que el agua del grifo ya que así, nos aseguramos evitar cloro y metales pesados. También puedes usar agua carbonatada si deseas un pan aún más esponjoso y con una miga más aireada.
  • Mezcla el agua junto con la harina dando cuatro vueltas a mezcla con una lengua de plástico o las manos.
En este punto puedes elegir entre:
  1. Aceite de girasol (mejor si es prensado en frío y eco para que conserve sus vitaminas A, E y K y su Omega6) que le dará un sabor suave.
  2. Aceite de oliva (mejor si es prensado en frío y eco para conservar sus vitaminas A, D, E y K y su Omega6) que le dará un sabor potente.
  3. Aceite de coco (mejor si es orgánico. El aceite de coco es el que mejor soporta el calor sin oxidarse. Además, posee vitamina K y E).
  • Pesa 5 g del aceite que hayas elegido y agrégalos a la mezcla, revuelve todo junto.
Amasado
  • Pon un poco de harina en la mesa para que no se pegue y amasa de la siguiente forma: Coge la masa por arriba y por su peso se estirará. Dóblala sobre sí misma y aplástala sobre la mesa. Gira la masa 90º. Vuelve a levantarla para que se estire por su peso y otra vez doblala sobre sí misma, y aplástala. De nuevo gira la masa 90º y repítelo unas 4 veces más.
Formado del bollo
  • Forma una bola redonda y espolvorea un poco de harina por encima.
  • Con un cuchillo bien afilado y mojado en agua, haz un corte en cruz de uno o dos milímetros en la corona de la bola.
Cocción en horno
  • Precalienta el horno a 250º.
  • Coloca el bollo sobre un papel de hornear, en la rejilla del medio, y pon dos vasos de agua en la bandeja de abajo. Hornea a 250º durante unos 20 minutos.
  • Baja la temperatura a 220º y hornea 10 minutos más.
  • Vigila la cocción ya que cada horno es diferente. Observa que el bollo doble su tamaño y los cortes (greñas) aumenten de tamaño. Cuando el pan adquiere un color dorado claro, es el momento de sacarlo.
P.D: Considera que, si cueces más panes, el tiempo y la temperatura del horno pueden variar.
Queso que funde, hila y ¡Sabe a queso!

M.Y.O Queso

Con el preparado M.Y.O Queso, puedes hacer un magnífico queso, tan bueno, que hasta tiene nombre propio. Posee una deliciosa mordida, suave y aterciopelada. Funde e hila. Además, es alto en proteínas (6%), minerales alcalinos, vitaminas y aminoácidos esenciales. Obviamente 0% colesterol. La recetas vegetarianas y veganas podrán incluir por fin un queso muy parecido al homologo lácteo. SIN gluten, SIN colesterol, SIN alérgenos, SIN lácteos, APTO para: veganos, vegetarianos, Kosher y celíacos. PREPARACIÓN: Para unos 470 g aprox. de producto final. 1) Pesa 50 g de M.Y.O Queso. 2) Añade 300 g de agua. Mejor si es purificada. Esta elección es más saludable que el agua del grifo ya que así, nos aseguramos evitar cloro y metales pesados. 3) Bate unos 20 segundos a velocidad media, hasta su completa homogeneización. En este punto puedes elegir entre:
  • Aceite de girasol (mejor si es prensado en frío y eco para que conserve sus vitaminas A, E y K y su Omega6) que le dará un sabor suave
  • Aceite de oliva (mejor si es prensado en frío y eco para conservar sus vitaminas A, D, E y K y su Omega6) que le dará un sabor potente
  • Aceite de coco (mejor si es desodorizado. El aceite de coco es el que mejor soporta el calor sin oxidarse. Además, posee vitamina K y E)
4) Añade 120 g del aceite que elijas, y vuelve a batir unos 30 segundos hasta emulsionar por completo. 5) Pon la mezcla en una sartén a fuego medio y remueve durante unos minutos. Se apreciará el paso de líquido a una textura más densa que llegará a desprender vapor de agua. En este momento es el adecuado para enmoldar. 6) Enmolda. 7) Dejar enfriar hasta que quede endurecido. 8) Guárdalo en la nevera cubierto con un film transparente. Puede durar una semana o más. P.D.: Este es un queso que se puede curar. Si lo dejas al aire poniéndole un velo de aceite y les das la vuelta cada dos días formará una costra como el queso tradicional.